UNA MEDIDA EXTREMA PARA OLVIDAR LA INFIDELIDAD

Quiero caminar por encima de mis recuerdos y desatender por un momento el presente. Ese presente que me cuesta aceptar cuando en un rincón de la memoria logro rescatar alguna de mis frustraciones a los veintitantos años. Hay cientos de silencios que atrevidamente rompen el eco de una frase de arrepentimiento. Un pensamiento anónimo busca con afán un culpable. ¿Qué me llevó a odiarte con tanta firmeza? De la misma manera que te amé, te odié y ahora cicatrizadas mis penas, te olvido.

Sin embargo, después de tu accidente automovilístico siento tu respirar a cada segundo. Frente a tu lápida se me escapan dos lágrimas en honor a tu partida. Pero eres la única responsable de este rencor. Tu infidelidad maquillada de ternura por meses fue patética. Se esparcen los minutos que desperdicié sin hablarte, sin tocarte y sin jamás nombrarte. Frente al horizonte, segundos antes de quitarme la vida, te venero una vez más con un grado de estupidez inaudito.

El mar se ve tan pequeño, indefenso, que sus lágrimas interminables y gemidos olorosos de sal y agua en movimiento, endulzan el océano de tu recuerdo con miles de algas refrescantes. Oigo los pájaros a lo lejos queriendo traducir mis heridas en un dialecto misterioso que no comprendo. Se detuvo la brisa y desperté en la orilla sin dolor, sin entender dónde estoy, ni cómo me llamo. Perdí la brújula que me señaló durante años mi camino a tus brazos.

Así acabo mi desvelo de un sueño inconcluso, aunque pretendí olvidarte, nunca lo logré. Perdóname por desearte la muerte en tantas ocasiones. Quizás este deseo hizo que tu carro se estrellara. A lo mejor nos volvemos a encontrar en el infierno. Tomé la decisión de volar hacia un lugar sin regreso… No me culpes por ser débil, lo acepto, pero fue mi subconsciente que aunque sabe volar y es muy creativo, nunca aprendió a nadar.

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Cuentos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s