UN PROYECTO EXPERIMENTAL DE ENSEÑANZA, APRENDIZAJE Y SANACIÓN

Fue en noviembre de 2010 cuando recibí una llamada de larga distancia de mi hermana mayor que me cambiaría mi relación con ella para siempre. Betty con su voz dulce pero asertiva me propuso un proyecto muy creativo. Ella estaría durante unos meses en la Isla y deseaba que pintáramos un cuadro. No era cualquier pintura. Era un proyecto de vida con la finalidad de crear una pieza artística cuyo valor radicara en conocernos, en compartir nuestras vivencias en un proceso interactivo de enseñanza, aprendizaje y sanación.

Mi hermana mayor y yo el penúltimo de los hijos Colón-Pagán, dos generaciones distantes, pero para sorpresa muy parecidos, iniciamos este viaje a lo desconocido.  Betty tenía todo calculado. El cuarto de las visitas se transformaría en el taller de pintura, buena iluminación, un excelente espacio para la creatividad. Su esposo Joey era el gran facilitador del proceso, además del fotógrafo oficial. La duración de este experimento sería de tres semanas.  Se comenzaría la tarea desde la mañana, recesaríamos para el almuerzo (preparado por ella) y continuaríamos no más tarde luego de un breve descanso. Todos los días, excepto los fines de semana, nos adentraríamos a un mundo más allá del canvas y el color, a nuestro interior. ¡Qué banquete existencial nos esperaba!

Betty es una detallista, además de ser una mujer muy exitosa en el campo de la terapia ocupacional y la sicología se cuidó de tener el escenario listo para crear un ambiente ideal. El lienzo vacio esperaba como una criatura hambrienta que la alimentáramos con los colores y matices y con nuestra sed de conocernos mejor. Pero como planificadores todo comenzó con un plan de trabajo. La primera reunión después de la llamada telefónica fue para organizarnos y establecer prioridades. Se seleccionaron temas o asuntos que se podían plasmar, se hicieron pruebas de los colores a utilizarse, se evaluó el tamaño del canvas, así como el medio (acuarela, acrílico o aceite), el itinerario de trabajo y sobre todo, cuándo y dónde comprar las herramientas de trabajo. Hasta qué se iba a comer y a beber antes, durante y después de cada sesión fue parte de la planificación. Era pura magia lo que se respiraba en aquellas paredes blancas del taller de pintura o del cuarto de terapia, como deseen llamarlo.

Se decidió desarrollar el tema de la amistad como tema central. Se seleccionaron colores pasteles, el aclírico como el medio y utilizar un pensamiento de mi primer libro, Mi Peor Enemigo Soy Yo. Éste se usó como la vertebra de la pintura. Se tradujo al inglés y aquí lo comparto con ustedes: Our friends are like the rain; beginning with a leisurely but rhythmic sound of the pleasure of having encountered them. As time passes, precipitation increases, and caresses us with its beautiful and encouraging melodies. Also these rains bring their sorrows and loss stories, which narrate their miseries. Then, they turn into a river of unexpected passion. Their appearances vary, with fortune or without it. Everything depends on our perception of loving them… deeply.  Cabe señalar, que Betty vive en Estados Unidos desde que se fue a estudiar de jovencita hace más de 45 años, ya entienden la razón de la traducción.

Betty deseaba que se ilustraran las flores de su jardín, así también un rinconcito de su patio que utiliza para dialogar en momentos de alegría o nostalgia.  Entonces se desarrolló el diseño con el pensamiento de amistad como protagonista, de trasfondo o contexto era el cielo, el agua  y la tierra de Gainesville, Texas donde reside en la actualidad con su adorable Joey.  Los detalles, las flores de su jardín y las mariposas que siempre han sido símbolo de tranquilidad y libertad fueron los adornos que le dieron unidad y balance a la pintura.

Betty demostró que además de ser excelente como profesional en el campo de la salud, aprendió con rapidez a mover y a mezclar los colores en una pieza de arte diseñada y preparada por dos hermanos, dos generaciones, dos almas en la búsqueda de sus interiores. El resultado: uno de los actos de amor más impactantes de mi vida. No solamente fue para mi hermana mayor su mejor regalo de la Navidad 2010, para mí su hermano menor, fue un abrazo y un beso fundidos en mi corazón para siempre. Gracias Betty por este regalo de amor.

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to UN PROYECTO EXPERIMENTAL DE ENSEÑANZA, APRENDIZAJE Y SANACIÓN

  1. Betty Colon says:

    I will be forever grateful . This was indeed a very joyful experience! Betty

  2. Dear sister: this experiment was a great success. This experience helped me to heal wounds of the past that still had not healed. Thanks you’re very special to me. Your little brother.

  3. room layout is very beautiful

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s