Cuento: EL SECRETO DE LA MONJA

No estoy segura si es culpable o si está manipulando como en las últimas tres ocasiones que me golpeó. Él juega con mi psiquis. Se mete en mi cabeza y no me deja descansar. Sueño con él a toda hora. No me imagino el mundo sin su compañía. ¿Quién diablos es este hombre que se logra alojar en lo más profundo de mis adentros? Lo amo pero él no me ama para nada. Jamás corresponde a mi amor. De eso estoy cien por ciento segura. Mantengo la casa como un palacio. Lavo, plancho, cocino, mientras él trabajaba en el hospital. Y demás está decir que soy muy buena en el sexo. ¿Cómo se lo permito? Es la misma sensación que cuando tomo alcohol; temblor en las piernas, mareos y me libero. Soy su esclava.

Lleva un mes desaparecido. No es fácil. Este engaño contra mí misma es peligroso. Van dos años de maltrato verbal y físico. Su hipnotismo es una fuerza de gravedad que me atrapa y enloquece. Tengo ausencia de orgullo y dignidad. Sé que no le importo para nada  y de seguro anda en los brazos de otra. Él no tiene remordimientos porque se nutre de la sangre de su padre. Don Vicente mató su mujer a machetazos hace más de veinte años, la degolló  frente a Carlos sin piedad. Quizás mi pobre Carlos está afectado por la experiencia terrible.

Miro el teléfono para ver si me ha llamado o si llega un correo electrónico. Él utiliza el mismo patrón de indiferencia. Es un abusador. Temo algún contagio con una enfermedad venérea.  Sin embargo, el odio y la repugnancia se tornan en dolor, tristeza, nostalgia, paciencia, deseo, placer… amor. Estoy enamorada.

A los tres meses Carlos regresa a la casa. Se queda paralizado en la entrada del apartamento. Estoy congelada, confundida, desesperada sin tener idea de cómo reaccionar. Loca por abrazarlo. Entro en trance. Recuerdo como una película todos los momentos gratos con él, sus caricias, las horas por celular donde me hacía sentir como una princesa.

Son los cinco minutos más largos que recuerde. Soy la primera en reaccionar. Me acerco. Y él con los ojos llenos de lágrimas saca una navaja de su bolsillo. Me asusta. Pienso por un momento que este mal nacido me va a cortar la yugular como lo hizo su padre. No tengo miedo. Si la muerte me quita este dolor. No quiero vivir sin él. Necesito que esto se acabe ya. Lo abrazo como nunca antes. Lo beso con autenticidad. Él responde a mis besos. Me separa bruscamente de su pecho. Su rostro es de un arrepentido; de una víctima no de un agresor. No habla y se vira de espalda. No me salen las palabras, aturdida, temblando sin saber si es de miedo o pasión. Sigue y se detiene frente al elevador y allí se quita la vida.

Luego de esta tragedia, dos meses aproximadamente, me mudo a la ciudad de Lima en Perú a casa de una de mis tías maternas. Allí me interno en un convento de monjas de clausura para jugar con el olvido. Durante muchos días, sin interrupción, oro al Todopoderoso en silencio por el alma de mi amado.

Después de tanto tiempo me atrevo a escribir en mi cuaderno este secreto. Deseo que todo el mundo sepa que amé a un hombre de carne y hueso. No soy una santa, ni de plástico. Confieso que el amor que siento por Carlos es el mismo que experimento al estar con Dios en esta ocasión. No creo que sea pecado admitirlo. Esta liberación es increíble. El Creador ha sido mi confidente. Carlos es mi gran amor. Si Dios me perdona mis flaquezas  entraré al reino de los Cielos, y disfrutaré la eternidad a su diestra. De lo contrario, compartiré con Carlos esta penitencia, donde allá ido a morar después de muerto. El recuerdo me causa fatiga, guardo mi cuaderno debajo del colchón, hago la señal de la cruz, retengo mi rosario entre mis manos y me acuesto a descansar para abrazar otra noche oscura.

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Cuentos. Bookmark the permalink.

One Response to Cuento: EL SECRETO DE LA MONJA

  1. salvela says:

    Precisos vértigo de sentimientos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s