ESTRATEGIA EFECTIVA PARA COMUNICAR EL AMOR

En el pasado se contaba con pocas alternativas para comunicarnos, especialmente si la distancia entre los dos amantes era significativa. En un principio el lenguaje verbal  era el único medio para decirle a nuestra pareja cuanto la adoramos. Aunque existía entre los indios el mensaje a través de humo no hay evidencia que se utilizara para enviar mensajes de amor entre parejas. Sí sabemos, no con exactitud que todas las culturas desarrollaron su lenguaje escrito para comunicarse, desde los cavernícolas hasta nosotros.  Vemos en películas y documentales como más tarde los textos de amor llegaban mediante mensajeros a pie o a caballo, así como el uso de palomas mensajeras limitado a los pudientes o a los dueños de estas aves que hacían el trabajo de UPS o del correo regular.

Con el tiempo el correo y el uso del telégrafo ayudaron a nuestros antepasados a contar sus alegrías y penas acortando la distancia. A través del tiempo y con la gran disponibilidad de los medios de comunicación los mensajes de amor no tienen fronteras. Con la llegada del Internet y luego con la creación de las redes sociales se acabó el problema. Pero las redes electrónicas son públicas y es un error utilizarlas para enviar mensajes de amor o de despecho, según sea la intención.

Hoy en día con el teléfono celular, la opción del correo electrónico y los mensajes de texto, los enamorados tienen variedad para comunicar sus sentimientos y emociones. Sin embargo, es vital que entendamos que la comunicación a través de estos medios puede desvirtuarse. ¿Por qué? La comunicación es un 30% tono, un 60% ademanes, gestos o lenguaje corporal y un 10% de narración o contenido. Mediante el uso del celular se pierde el lenguaje corporal, así como el tono si la persona es monótona en su emisión del lenguaje. El tono que usamos puede cambiar el significado de un palabra, al punto que un mismo término según se exprese puede ser de halago o de insulto.

En el texteo es más difícil la comunicación ya que se circunscribe a la palabra escrita.  Su pareja no ve su imagen corporal ni puede distinguir el tono. En consecuencia el cuidado en la selección de las palabras y en la omisión de algunas es un requisito. Esta generación que nace en la sociedad de la satisfacción inmediata y con el acceso a todo medio de comunicación tecnológica se toma un gran riesgo. Pasamos ya de la generación de lo light a la generación de lo híper breve.

El choque de generaciones se percibe muy bien en el diario vivir, aun más en la preferencia del medio para comunicarse. Que conste soy un practicante del texteo y lo breve, por eso, a base de mis experiencias como baby boomer les comparto mi opinión.

Hay personas, sin importar la edad, utilizan el texteo para mantener sus emociones o sentimientos en el misterio, en lo indefinido, en el anonimato. Es decir, en no dejarse conocer, en aparentar algo que no son. Este tipo de comunicación no presencial es una herramienta efectiva para los lobos vestidos de ovejas y para los traidores disfrazados de panas fuertes. El refrán o frase famosa: “Da la cara si eres hombre” o mujer, cualquiera que sea el caso, con el texteo no es un issue. Nunca van a dar la cara y enfrentar sus acciones con responsabilidad. Hay personas que usan el texteo para escudarse, o hacerse los valientes, o los enamorados y hasta indiferentes. El texteo, los e-mails e incluso el celular, no pueden ser los medios para exponer o solucionar problemas entre las parejas.

Hablemos con honestidad. La verdad se comunica a través del cuerpo, de los ojos, de una sonrisa, del contacto de tú a tú sin intermedios tecnológicos.  Me fascinan los inventos de la Internet y soy un ferviente creyente de lo híper breve.  Pero no seamos estúpidos, el amor como todo sentimiento y emoción positiva se expresa con el contacto de la piel, de la mirada fija entre dos seres que prometieron amarse.

No hay otra, todo lo demás son cosas que las podemos resolver con una botella de vino o la bebida de nuestra preferencia, la luz misteriosa de una vela aromática, una música suave, el comentar un buen libro para romper el hielo y una que otra chulería que compremos en una tienda de efectos sexuales. ¿Qué les parece?

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s