Cuento: LA MASTURBACIÓN

¡Los domingos a la iglesia! Las gigantescas puertas de caoba nos invitan al convite paradisiaco. Mis padres y hermanos nunca pisan la parroquia. En contraste, la transparente mantilla negra de la abuela y yo flotamos en rotundo silencio en la misa. Las paralelas filas de los banquillos de madera encerados desafían el brillo del altar decorado con piezas de oro.

Llega el día de la primera comunión. A pocos pasos de la catedral la taquicardia se apodera de mis desnutridos pectorales. Se arremolinan todos los pecados y tiemblan dentro de mí ante la cercanía al confesionario.

El cura mira con malicia como si oliera a distancia los perfumes de mi autosatisfacción. Entro a la cabina de Rayos X celestial y  él escucha en silencio.

La penitencia fue contundente: no más juegos eróticos en mi cama. Así terminé siendo monaguillo y el sucesor de padre Toni en nuestra comunidad.

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Cuentos. Bookmark the permalink.

2 Responses to Cuento: LA MASTURBACIÓN

  1. Luis Valentín Calderón says:

    Es como tocar la flauta del “Pan” y no dejar que se queme en la puerta del horno, je, je, je… Sip yo sé lo que es estar… “Más-turbado”. Gracias Mr. E. Hermoso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s