Microcuento: EL CRUCIFIJO

PhotoFunia-40b0dd

Fotomontaje: EL CRUCIFIJO, Edwin Colón Pagán

Después de la pesadilla, salí despavorido a comprar un crucifijo. Nunca me han gustado las cruces, ni cuando era creyente. Eso de cargar un hombre muerto en una cruz, con una corona de espinas, lleno de clavos, no es propio para un ateo.

Hoy me despertó el maldito gen de la superstición. Así que sin remedio, busqué uno que se viera original y que no fuera de oro, algo sencillo. En contra de mi natura, lo llevé a la iglesia y el padre lo bendijo.

Desde que uso el crucifijo, el fantasma que me trataba de asfixiar de madrugada con la almohada trasparente, desapareció.

 

Advertisements

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Microcuentos. Bookmark the permalink.

11 Responses to Microcuento: EL CRUCIFIJO

  1. Enigma says:

    Aparte de ser un objeto de adoración pagano, nunca para ningún verdadero cristiano debe ser objeto de veneración el instrumento de muerte de Jesús, porque maldito se hizo nuestro señor por nosotros al colgar del madero.
    Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros (pues está escrito: “Maldito todo el que es colgado en un madero”), Carta del apostol Pablo a los Gálatas 3:13.

    • Muy de acuerdo con vos amigo Enigma. Este micro trata de exponer las contracciones de algunos creyentes y no creyentes (ateos), que basan su fe, en sus miedos, prejuiciosy supersticiones, entre otras.. Muchos de ellos descansando en adoraciones paganas con estatuas, crucifijos y otro sinfín de amuletos que le dan “tranquilidad y paz”. Cabe aclarar que mis intenciones con mis mini relatos y personajes es exponer temas y situaciones serias y reales sazonadas de fantasías, respetando la diversidad de opiniones y preferencias de toda índole. Gracias por tu información valiosa querido amigo escritor y por visitar y comentar en el blog.

  2. La cruz en el cuello,para que nunca te olvides que llevas una atrás .Así es el mandato que desde chicos inculcan.

  3. Discrepo en lo que dice Superduque777, cada persona tiene su fe, su creencia o su religión, cosa que respeto. Edwin, el cuento me encantó y creo, personalmente que cada persona tiene derecho a su religión o a su ateismo. En fin, no me gusta hablar ni de política ni de religión.
    Sólo se que disfruto de tus microcuentos. Un abrazo, 😉

    • Me alegro que te gusten mis microrrelatos y estás bienvenida a comentar lo que desees, según tu criterio. Este es un espacio virtual para el disfrute de la imaginación. Respeto y amo la diversidad, de toda índole. Un abrazo amiga y que lindo tenerte de vuelta por aquí. Quiero aclarar que conozco el blog del amigo Superduque777 y aunque puedo diferir de algunas de sus posiciones o enfoques con ciertos temas como de política o religión, son excelentes sus escritos. Sin olvidarme que lo considero un poeta muy talentoso. Un abrazo amiga y nos seguimos comunicando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s