El Globo

Llegué a recoger a mi hermana Betty y su esposo Joey a su apartamento en el sector de Isla Verde: “¡Uber!, dije en voz aguda”. Ambos miraron a la entrada y se sonrieron a carcajadas. Abrazos y besos. Joey con una banda en su brazo derecho completaba la imagen visionaria de lo que se perfilaba como un viaje sin precedentes, un viaje a lo desconocido.

Habíamos decidido previamente que viajaríamos al Lago Dos Bocas en Utuado y luego seguiríamos por ahí para que mi cuñado y hermana se disfrutaran un poco las bellezas de la isla. Así fue, prendieron sus GPS en sus celulares y nos dirigimos al lago.  La atmósfera era hermosa, un cielo azul nos invitaba a la expedición. Lamentable, el huracán María había destruido las facilidades y la decena de restaurantes que ofrecían sus manjares a las orillas del hermoso lago. Para nada nos desmotivamos. Betty sacó su arsenal de galletitas Ritz y pan pita de ajo, chips de plátanos, humus, fresas, aceitunas negras, quesos gourmet franceses, agua, servilletas de papel, servilletas finas de tela con unas bellas mariposas bordadas y mantelitos de tela color blanco para completar el picnic improvisado. Ella entendió que íbamos para un lago, así que se preparó mejor que una girl scout. Betty tiene clase, hasta para los pasadías.

Joey se desvivió por compartir estos víveres con los empleados de gobierno que vigilaban las instalaciones que permanecían cerradas con una cintas amarillas con el letrero “no pase”. Pero como boricuas al fin, no le hicimos caso a las cintas. Entramos por dónde estaban sentados los dos empleados y una señora de la vecindad. Los empleados nos invitaron a ver los pececitos en el lago y nos sentamos en una de las mesas bajo una estructura de madera golpeada por María con su particular techo roto. Claro, visitamos los baños, antes que nada. Baños muy limpios y con servicio de agua.

El lago era para nosotros cuatro. La serenidad del paisaje y las garzas pescando en el lago era digna de un documental para promocionar la isla. Triste que nuestro gobierno, luego de un año no haya hecho nada por mejorar las facilidades. Mi cuñado Joey, no entendía cómo dejamos que nuestros recursos, una joya invaluable para el turismo y mejorar la economía, se abandone de una forma tan irresponsable. ¿Cómo estos empleados pueden sobrevivir en este escenario tan desmotivador,viendo como se pierde esta riqueza natural? Definitivo, las prioridades en nuestro país son otras. No es de sorprenderse, si los servicios de seguridad, salud y educación están desatendidos, qué se podía esperar de los asuntos de recursos naturales, comercio y turismo.

Pero, fuera de este dolor por nuestro país, fue una hermosa mañana, tranquila para disfrutar con mi familia. Rosana se enfocó en los selfis y en las fotos de los pájaros y peces. Maravillosa la mañana. Luego de una hora, salimos para Rincón según sugerencias de Joey. Pero de camino en la ruta 10 decidimos cambiar la dirección y visitar Jayuya y el famoso Globo. Aquí los GPS estaban tan desorientados como nosotros, el Globo se divisaba desde la bajada del lago, pero luego se esfumó ante nuestras miradas. Nos perdimos un rato y luego la conductora Rosana y el copiloto Joey, definían cuál era la ruta más corta para seguir mientras parloteábamos de todos los temas. Después del lago, llegamos a Utuado, visitamos la Plaza y hasta bailamos salsa que se escuchaba desde uno de los establecimientos comerciales. Una plaza muy pintoresca con una estatua de un indio espectacular. Salimos nuevamente detrás del famoso Globo. En el camino, conseguimos almorzar, pasta, pernil, arroz blanco, habichuelas, ensalada y ricos postres.

La carretera 111 estaba repleta de curvas y cráteres. Un viaje difícil y tenso, en especial, para Betty que no transitaba por los campos de Puerto Rico desde su juventud. Joey se recordó de sus viajes por la isla cuando era más joven. Rosana se graduó como conductora y yo pendiente para que no cayera en los rotos de la tortuosa carretera por más de una hora. Parecía interminable y el famoso Globo Aerostático no se veía por ningún lado. Entre curvas nos detuvimos en frente a un restaurante para solicitar orientación. El joven mesero, nos dio un mapa del área y explicó que eran 15 minutos hasta la entrada de Jayuya y 45 minutos adicionales hasta llegar al Globo. ¡OMG, el Globo estaba más lejos de lo que creíamos! Nada, respiramos, y nuestro espíritu aventurero no se desvaneció. Aprovechamos para disfrutarnos el paisaje, digno de reyes caribeños. A la verdad que somos bendecidos con la isla más bella del universo.

Por fin llegamos a la entrada de Jayuya con su famoso mural de la Bandera y la frontera de descanso. Nos tiramos por la carretera para Jayuya, pero el puente estaba cerrado, así que tuvimos que bordear nuevamente el área. Llegamos al restaurant La Casona, hermoso lugar para tomar una pausa. Nos orientaron que faltaban 40 minutos y que era una carretera empinada. Decidimos no llegar al Globo y reprogramar una visita a Jayuya, hospedarnos una noche para poder ir tranquilos al buscado Globo. Cuando buscábamos la ruta de regreso, la más corta era por Ciales y adivinen, era obligatorio, pasar muy cerca del Globo.

No vayan a pensar que sufrimos en el viaje. Para nada, fue divertido, repleto de paisajes hermosos, verde que te quiero verde y un poco de lluvia para no olvidar que estamos en una isla del Caribe. Más curvas, más rotos, aunque un camino menos peligroso y ondulado que el de la carretera 111. Le dijimos adiós al Globo, o mejor decir hasta la vista baby. Una fabulosa excusa para volver a Jayuya con mi hermana y cuñado. Y saciar ver y montarnos en el Globo, si el clima y la ventolera esta vez lo permiten.

Nota: Todas las fotos fueron tomadas por Rosana Medina Peraza, la piloto de la Gira al Globo. Aprovecho para dar las gracias a mi hermana Betty y a mi cuñado Joey por su grata compañía.

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to El Globo

  1. BETTY ABREU says:

    Gratitude and love always Betty

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s