El crucifijo

Después de la pesadilla, salí despavorido a comprar un crucifijo. Nunca me han gustado las cruces, ni cuando era creyente. Eso de cargar un hombre muerto en una cruz, con una corona de espinas, lleno de clavos, no es propio para un ateo.

Hoy me despertó el maldito gene de la superstición. Así que sin remedio, busqué uno que se viera original y que no fuera de oro, las pretensiones no las tolero. En contra de mi natura, lo llevé a la iglesia y el padre lo bendijo.

Desde que lo uso como amuleto, el fantasma que me trataba de asfixiar de madrugada con la almohada trasparente, desapareció.

About edwincolonpagan

Autor del libro "Mi Peor Enemigo Soy Yo". Pintor, cuentista, planificador profesional, profesor universitario y motivador. 101% Puertorriqueño.
This entry was posted in Microcuentos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s